Cargando...

Masajes Postoperatorios ¿Qué es?

La celulitis es una alteración del tejido celular subcutáneo que se acompaña de cambios en la microcirculación del tejido conjuntivo, dando lugar a modificaciones morfológicas, histoquímicas y bioquímicas del tejido. No existe un origen reconocido de la celulitis sino un conjunto de factores que la predisponen, siendo un verdadero problema en casi el 95% de las mujeres.

Es una patología que, para combatirla eficazmente, precisa un plan de ataque global: un diagnóstico adecuado, un tratamiento médico, ejercicio, cosmética y algo de tiempo.

Factores hormonales (Pueden predisponer o agravar un proceso celulítico y son especialmente importantes durante la adolescencia. Los estrógenos son las hormonas que en la mujer pueden iniciar, agravar y hacer perpetuo un proceso celulítico.), endocrinos, bioquímicos, hereditarios e incluso raciales predisponen a las mujeres a sufrirla. Además, si no tenemos buenos hábitos intestinales o llevamos unos malas costumbres que puedan favorecer el retorno venoso, se padece insuficiencia venosa que allana el terreno para la aparición de la celulitis.

La celulitis tiene tratamiento eficaz, pero no cura. Por eso, para ayudar a que las técnicas a las que recurramos tengan los mejores resultados es muy recomendable seguir una serie de pautas de vida saludable. Llevar a cabo una alimentación equilibrada. También es recomendable hacer ejercicio, evitar llevar tacones altos mucho rato o enfundarse ropa muy ajustada que dificulta el riego sanguíneo y, sobre todo, controlar el estrés, el mal de nuestro tiempo ya que puede actuar a nivel endocrino modificando la distribución de las grasas. Aún teniendo en cuenta todas estas medidas preventivas seguiremos padeciendo de celulitis en un menor o mayor grado, hay por tanto que ponerse manos a la hora y saber que existen tratamientos que pueden disminuir su grado y conseguir un cuerpo libre de la temida piel de naranja.

En mayor o menor grado, el 90% de las mujeres padece celulitis, y aunque es una epidemia femenina, también a los hombres puede afectar cada vez más. Decisión, constancia y prevención son los ejes de una estrategia que aspire a lograr resultados contundentes y duraderos; hay que contemplar, que más allá de lo estético, el crecimiento de las células grasas provoca otros trastornos para nuestra salud tan importantes como una mala circulación linfática y sanguínea.

Cuando la circulación linfática se ve entorpecida y los mecanismos depurativos del organismo se ven limitados, una técnica de masaje como el drenaje linfático se convierte en un gran aliado para movilizar y despedir las toxinas y los líquidos retenidos.
Si bien la predisposición hereditaria debe ser valorada, existen una serie de factores que pueden ser perfectamente controlados; entre ellos podemos mencionar los siguientes:

• EXCESO DE HORMONAS FEMENINAS; el uso de anticonceptivos y la terapia de sustitución hormonal generan fragilidad capilar y favorecen la acumulación de fluidos y toxinas.

• ALIMENTOS NUTRITIVAMENTE EMPOBRECIDOS; la selección de alimentos ricos en enzimas, vitaminas, minerales y fibras facilitarán la solución de este problema, entre otras cosas, porque mejorará la circulación y evitaremos el estreñimiento.

• TRASTORNOS DEL HIGADO; el buen funcionamiento hepático tiene más importancia sobre nuestra salud de la que habitualmente le damos. Numerosas hierbas, sea en infusiones, concentrados o cápsulas, serán de gran utilidad en ese sentido; entre estas plantas podemos mencionar la alcachofa, el cardo mariano o el boldo.

• ESTILO DE VIDA; el sedentarismo y el permanecer mucho tiempo en una posición, de pie o sentado, entorpecen la circulación de retorno; si tienes una profesión que te obliga a permanecer estético, procura hacer recreos de movimiento cada hora, utilizar las escaleras en lugar del ascensor y evitar cualquier exceso de comodidad innecesaria.

• ADICCIONES; el tabaco y el alcohol promueven los procesos oxidativos que deterioran los tejidos, y en el caso del segundo, aporta calorías vacías que se convierten en grasa.